Higos Caramelizados

Descripción

Los higos son altos en fibra y una buena fuente de varios minerales esenciales, incluyendo al magnesio, manganeso, calcio (que promueve la densidad ósea), cobre y potasio (el cual ayuda a bajar la presión sanguínea), así como vitaminas, principalmente la K y B6.

Además de conservarse por mucho más tiempo, el valor nutricional de los higos aumenta cuando son secados. Una media taza de higos frescos, por ejemplo, da mucho más calcio que media taza de leche, pero un solo higo seco contiene casi tanto calcio como un huevo. Ya sea fresco o seco, el higo contiene antioxidantes poderosos que neutralizan a los radicales libres y luchan contra la enfermedad.

Los higos proveen cantidades sanas de fibra dietética, la cual mantiene a su sistema regulado y puede tener un efecto positivo en el manejo del peso. De acuerdo con un estudio, las frutas con el mayor contenido de fibra incluyen a las manzanas, arándanos, higos, peras y ciruelas, y hubo una reducción de un 34% del riesgo de cáncer de mama entre mujeres que consumían más fibra frutal, comparada con aquellas que comían menos.

La medicina tradicional alrededor del mundo ha hecho uso de los higos como cataplasmas en tumores, verrugas y heridas. La fruta y hojas han sido pulverizadas y se hacen gárgaras con ellas para gargantas adoloridas. Se ha descubierto que los extractos de higo e higos secos contienen ingredientes que protegen al corazón, regulan al riñón y las funciones del hígado, bajan la presión sanguínea, bajan las incidencias de degeneración macular e inhiben a algunos cánceres, específicamente cáncer de seno post menopáusico.

En algunas culturas, las hojas de higo son casi tan importantes como la fruta, no sólo por lo que le añaden a la cocina de estilo mediterráneo, sino por los beneficios únicos a la salud que ofrecen.